Inicio

MÚSICOTERAPIA PRENATAL:
TALLER DE ESTIMULACION MUSICAL EN EL EMBARAZO

¿A quién va dirigido?

El trabajo de musicoterapia prenatal está dirigido a todas aquellas futuras mamás o parejas embarazadas.
Permite que las mamás embarazadas se conecten con sus bebés por nacer fortaleciendo el vínculo madre-hijo y transmitiéndoles una serie de sensaciones agradables y relajantes, ayudando así a la mejora de la calidad del embarazo, del trabajo de parto y del nacimiento del bebé, reduciendo el nivel de ansiedad de la futura mamá y el estrés neonatal.

El bebé por nacer se irá relacionando con melodías que escuchará dentro del útero y que estimularán su sistema neurovegetativo, los movimientos activos de sus miembros provocados por los efectos de la música le permitirán una mejor oxigenación.

El papá también se beneficiará aprendiendo a establecer un vínculo temprano con el bebé y a vivir un embarazo más consciente.

¿Qué pretendemos?

¿Qué hacemos en los talleres?

¿Cuándo asistir?
Los talleres son de modo vivencial y puedes asistir desde el momento que sientas la necesidad de comunicarte con tu bebé. Será un encuentro semanal con duración de una hora. (Grupos máximo de 8 personas) o sesiones individuales.

¿Necesito saber música?
No es necesario tener conocimientos musicales, lo único realmente importante es tener ganas de comunicarte con tú bebé.

¿Una vez nacido el bebé?
Puedes acudir a las sesiones de Estimulación Temprana Postnatal. Se realizan durante los 4 primeros meses posteriores al parto con el objetivo de reforzar el trabajo realizado durante el embarazo.

¿Qué beneficios tiene hacer música durante el embarazo?

"Si se le dice a una embarazada que su bebé oye su voz o percibe su amor, no podrá menos que asentir. Porque las madres saben intuitivamente lo que los científicos sólo en fechas muy recientes han descubierto: que antes de nacer el niño es un individuo profundamente sensible, que establece una relación intensa con sus padres y con el mundo externo mientras está todavía en el útero."(Thomas Verny: "El vínculo afectivo con el niño que va a nacer". Año 1991)

Todos sabemos que cualquier cosa que coma, beba o inhale la madre entra, transportada por el torrente sanguíneo, en el cuerpo del bebé. Por eso durante el embarazo se han de evitar la bebida, el tabaco y los fármacos. Pero hay investigaciones que demuestran que también las emociones de la madre se transmiten fisiológicamente al futuro bebé. Por esto sería recomendable que las mamás durante su etapa de gestación se rodeen de un ambiente lo más tranquilo, relajado y la música sabemos que ayuda a potenciarlo y favorecerlo.

Tanto el niño por nacer como el recién nacido son individuos sensibles, intuitivos y capaces de sentir emociones. Dotados de notables capacidades preceptúales y mentales, tienen una auténtica vivencia de la gestación, que en cierto sentido se convertirá en la base del recuerdo de su desarrollo en el útero y de su nacimiento. Estas primerísimas experiencias, según indican las últimas investigaciones, van configurando la personalidad humana dejando una huella profunda, al igual que los acontecimientos que se den a lo largo de toda su vida.

La música nos ofrece una eficaz alternativa para vivenciar el embarazo de una manera más consciente. Con ella favorecemos y mejoramos la comunicación y estimulamos de una manera más libre la expresión de las inquietudes y miedos que puedan surgir en la mujer ante su nuevo estado. Además ayudamos a mejorar el bienestar bio-psico-social de la mujer embarazada, favoreciendo una comunicación afectiva con su futuro bebé.

La música es un medio para desarrollar un buen vínculo afectivo con el niño que va a nacer.

Decenas de estudios realizados en universidades y hospitales demuestran que antes de nacer, en el útero, los niños pueden ver, oír, sentir e incluso tal vez formarse un nivel de conciencia e inteligencias primarias. Y lo que es más: en la actualidad los psicólogos sostienen que la vida prenatal y la experiencia del nacimiento son, con frecuencia, profundamente determinantes de la personalidad y de las aptitudes de todo ser humano.

Las experiencias con ayuda de la música, permitirán a ambos padres promover y cultivar un sentimiento de calma que afectará positivamente al hijo por nacer, preparándolo para una vida de confianza y seguridad.

Al hablarle, cantarle, danzar y crear música con él, los padres estarán estimulando su sistema nervioso y comunicándole su amor. La música permite desarrollar la ternura, el afecto, la compañía, recuperar en el adulto la importancia del juego, el tiempo y el espacio. Todo esto debe tener un gran significado tanto para los padres como para el futuro bebé.